Menu

Dalí en el Centro Histórico

El gran genio surrealista Salvador Dalí llega a el Centro Histórico y específicamente al Átrio de San Francisco, a un lado de la Torre Latinoamericana. Las esculturas que podremos observar a partir del 7 de diciembre esta exposición estará hasta el siguiente año y no tiene una fecha de término ya que depende de la acogida del público mexicano. Text & Photo by: Antonio Pacheco

Salvador Dalí al final de su carrera realizó esculturas inspiradas en dibujos y óleos que realizó en los años treinta. Relojes derretidos, huevos, hormigas y figuras fálicas llevadas al bronce y que hoy se pueden disfrutar en este espacio ya icónico para exposiciones de gran calado. Text & Photo by: Antonio Pacheco

Entre las obras que podremos observar en esta exposición tenemos a: Cristo de San Juan de la Cruz, Perfil del tiempo, La Danza del tiempo, San Jorge y el dragón, Lady Godiva con mariposas, Unicornio, La Mujer en Llamas, Alicia en el País de las maravillas, Gabinete antropomórfico, entre otras. Text & Photo by: Antonio Pacheco

Salvador Dalí pertenece a la corriente del Surrealismo el cual es un movimiento literario y artístico que se originó en Francia en 1920 y que fué encabezado por André Bretón . La característica de este movimiento artístico es la fascinación por los sueños, el inconsciente, lo irracional y el mundo paralelo a la realidad. Text & Photo by: Antonio Pacheco

Fundación Carlos Slim estimula el díalogo y la convivencia e invita que se revaloricen los recintos y espacios del corazón de la capital y por eso el Átrio del templo de San Fco. ubicado en la calle de Fco I. Madero número 7 , Centro Histórico junto a la Torre Latinoamericana y frente a la emblemática Casa de los Azulejos, también habrá talleres y en la Noche de Museos habrá visitas especiales y táctiles donde personas débiles visuales o ciegas podran tocar algunas de las esculturas. Además se podrá descargar música de manera gratuita para recorrer los sueños de Dalí con el Playlist "Dalí en en Centro Histórico" Text & Photo by: Antonio Pacheco