Menu

Gala barroca. Cien años del Museo de Guadalupe

Con la exposición Gala barroca. Cien años del Museo de Guadalupe, este recinto cultural zacatecano festeja su primer centenario y presenta en la Galería Abierta Acuario de las Rejas de Chapultepec su historia, arquitectura y acervo a través de 54 imágenes en gran formato. Photo by: Antonio Pacheco

Acompañada de la Secretaria General del Gobierno de Zacatecas, Fabiola Gilda Torres; del Presidente Municipal de Guadalupe, Enrique Flores Mendoza, y de la directora del recinto, Rosa María Franco, López Torres resaltó la ardua labor de reconstrucción y restauración integral realizado en ese recinto cultural, logrado por el trabajo conjunto del gobierno federal, estatal y local. El Coordinador General de Centros del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), José María Muñoz Bonilla, indicó que el objetivo de esta exposición es sacar al Museo de Guadalupe a la calle en el marco de su primer centenario, cuya celebración ha integrado más de 100 actividades, incluido este acercamiento al público capitalino. Photo by: A.Pacheco

En su oportunidad, Fabiola Gilda Torres celebró esta muestra como una ventana a Zacatecas, en particular al Museo de Guadalupe, espacio declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 2010. “Este museo está en su máximo esplendor, ha habido un trabajo de restauración que el INAH ha cuidado mucho durante los últimos 17 años con la dirección de Rosa María Franco. La intención es preservar esas joyas culturales que se encuentran en el museo. La ciudad de Guadalupe, Zacatecas, los espera, lo que ven aquí es una muestra de lo que pueden encontrar en este recinto”, afirmó Gilda Torres. Photo by: A.Pacheco

La historia del edificio que alberga el Museo de Guadalupe se remonta al 12 de enero de 1707 como Antiguo Colegio Apostólico de Propaganda Fide de Nuestra Señora de Guadalupe, uno de los siete colegios establecidos en la Nueva España que perteneció a la orden de los franciscanos hasta 1908. En 1859, con la promulgación de las Leyes de Reforma, el gobierno de Zacatecas solicitó desalojar parte del terreno, mismo que fue usado para habilitar el Hospicio para Niños. Con la fundación del INAH, en 1939, el edificio fue declarado Monumento Histórico Nacional y desde entonces ha estado bajo el resguardo de la institución.